Por ALAN CLENDENNING
The Associated Press

function PopupPic(sPicURL, sHeight, sWidth) { window.open( “/static/popup.html?”+sPicURL, “”, “resizable=1,HEIGHT=” +sHeight+ “,WIDTH=” +sWidth); }

Fotografa sin fecha difundida por Google Earth, donde se observa la zona donde reside la tribu indgena brasileña de los Surui en el estado de Rondonia, en Brasil.

Google Earth / Foto AP

Fotografía sin fecha difundida por Google Earth, donde se observa la zona donde reside la tribu indígena brasileña de los Surui en el estado de Rondonia, en Brasil.

Una tribu indígena brasileña está utilizando Google Earth para tratar de capturar imágenes vívidas que le permita impedir que leñadores y mineros deforesten la selva y excaven en busca de oro en su vasta reserva amazónica.Aunque el proyecto está todavía en etapa de preparación para abarcar una zona remota que ni siquiera tiene todavía acceso a Internet, el jefe de la tribu y Google Inc. esperan que su inusual alianza reduzca la destrucción del bosque húmedo a la que casi no llega la vigilancia del gobierno.

Google Earth, que permite a cualquiera que descargue su programa gratuito ver imágenes satelitales y mapas de casi todo el mundo, recibe cada vez más pedidos de ayuda humanitaria por parte de grupos que aprecian el potencial de la tecnología.

En otra iniciativa revelada este año, Google y el Museo del Holocausto, en Estados Unidos, están llamando la atención sobre las atrocidades en la región de Darfur, en Sudán. Y el año pasado, Google Earth unió fuerzas con el Programa Ambiental de las Naciones Unidas para revelar las zonas de destrucción ecológica. También se asoció con el Instituto Jane Goodall para destacar su investigación sobre los chimpancés y la deforestación en Africa.

“En Google, sentimos la obligación de ayudar a grupos como éste cuando se hace evidente que nuestras herramientas pueden tener un impacto positivo importante”, dijo la portavoz Megan Quinn.

Con el tiempo, el jefe Almir Narayamoga Surui prevé que muchos de los 1.200 miembros de su tribu surui usarán computadoras con conexiones satelitales a Internet e imágenes de alta resolución de Google Earth para vigilar todos los confines de su reservación de 250.000 hectáreas (618.000 acres).

Entonces podrían ofrecer pruebas a las autoridades de que la destrucción está ocurriendo y que exige una respuesta, o posiblemente alejar a leñadores y mineros por saber que son vigilados, dijo Surui, que usa el nombre de su tribu como apellido, al igual que muchos indígenas brasileños.

Los leñadores y los mineros “seguramente se asustarán porque estaremos vigilando todo el tiempo y denunciando las invasiones”, dijo el jefe en una entrevista por correo electrónico desde Suiza, donde se reunió con ambientalistas y funcionarios de las Naciones Unidas.

Surui tuvo la idea hace algún tiempo, cuando usaba Google Earth y vio líneas blancuzcas delgadas que sugerían cursos de deforestación en medio de las vastas franjas verdes en territorios de su reservación.

Con ayuda de Amazon Conservation Team, un grupo sin fines de lucro con sede en Estados Unidos, Surui se reunió el mes pasado con ejecutivos de Google Earth en California, sorprendiéndolos con su visión de cómo la tecnología de Google podría contribuir a contener la devastación, dijo Quinn.

“Si uno observa el territorio de Surui en Google Earth, verá que su ‘isla’ de bosque húmedo está rodeada casi completamente por tierra despejada”, agregó la vocera. “El contraste es notable y muestra vívidamente lo que está en juego”.

Google Earth tratará ahora de comprar mejores imágenes satelitales de la reservación para mejorar la calidad de las tomas que se tornan borrosas cuando uno trata de enfocarlas más de cerca, dijo Quinn.

Esa división de Google también se compromete a suministrar contexto a las imágenes de las tierras indígenas, incluyendo fotografías y otra información sobre “la lucha de los surui por preservar su territorio y su cultura”, agregó.

Quinn no quiso comentar sobre el compromiso financiero de Google Earth, y dijo no saber con qué frecuencia se actualizarán las imágenes de la reservación una vez que el proyecto esté en curso.

Mientras tanto, el jefe indígena busca donaciones de computadoras y otros equipos de compañías o grupos sin fines de lucro, y espera persuadir al gobierno brasileño a que incluya su tribu en un nuevo programa para suministrar a los indígenas conexiones satelitales de Internet.

La tribu ya ha demostrado su destreza tecnológica mediante la creación de mapas detallados de la reservación después de recibir mecanismos del Sistema de Posicionamiento Global (GPS) y computadoras portátiles del grupo de conservación amazónico.

“Les dimos GPS, les indicamos cómo usarlos, y ellos mismos lo hicieron”, dijo el presidente del grupo, Mark Plotkin.

Unos 400.000 indígenas brasileños todavía viven en reservaciones, la mayoría de ellos en los bosques húmedos amazónicos.

Las reservaciones indígenas se encuentran entre las zonas mejor preservadas de la región amazónica de 4,1 millones de kilómetros cuadrados (1,6 millones de millas cuadradas), que ha perdido el 20% de sus bosques ante el avance de leñadores y agricultores en los años recientes.

——

En la internet:

Google Earth: http://earth.google.com. Busque Ministro Andreazza, Brazil. La reservación surui está en la zona boscosa directamente al Este.

Via El Nuevo Herald